VERRUGAS

¿Qué son las verrugas?

Las verrugas son lesiones cutáneas que hacen que una pequeña zona de la piel se endurezca y tenga una superficie abultada. Tienen diferentes tamaños, formas y colores; y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Generalmente son indoloras y aunque resultan antiestéticas.

 

¿Por qué causa aparecen las verrugas?

Las verrugas son causadas por el Virus del Papiloma Humano (VPH), que hace que las células de la piel se multipliquen de forma descontrolada y se creen estos nódulos. Si bien no generan dolor, son molestos, antiestéticos y

contagiosos. El contagio del VPH denota que la persona tiene un sistema inmunológico débil.

 

¿Cuáles son los signos de la aparición de una verruga?

Pese a que pueden presentar diferente apariencia, por lo general son prominentes, con una superficie áspera y de forma ovalada o redonda. Su color suele contrastar con el tono de la piel, pudiendo ser más oscuras o más claras.

 

¿Qué tipos de verrugas existen?

Las verrugas se clasifican según su lugar de aparición, y esto se debe al sereotipo o subespecie del VPH contraído. Los distintos tipos de verrugas son:

Verrugas vulgares o comunes: Aparecen en las manos, pies y rodillas por lo general.

Verrugas planas: Son más pequeñas y tienen la superficie aplanada. Suelen aparecer en la cara, en el pecho y en la espalda durante la infancia.

Verrugas genitales: Causadas por contagio durante relaciones sexuales

Verrugas plantares: Se encuentran en la planta de los pies. Suelen ser muy molestas

Verrugas subungueales y periungueales: Por debajo o alrededor a las uñas

 

¿Cuándo alertarse por la apariencia de una verruga?

Ante la aparición de una nueva verruga, es importante acudir a su dermatólogo de confianza. Si bien el VPH no tiene cura, el médico pondrá un tratamiento y examinará si efectivamente su sistema inmunológico se encuentra en un estadio de vulnerabilidad. No obstante, si una verruga presenta uno de los síntomas que describimos a continuación, es recomendable acudir a un especialista para que la evalúe al detalle:

Si sangra o tiene síntomas de infección (pus, fiebre, secreción…)

Si causa dolor

Aparecen en la zona genital o anal

Si el paciente es diabético o padece enfermedades del sistema inmunitario como el VIH

Cambia de apariencia

 

¿Cómo se eliminan las verrugas?

Hay diferentes formas de tratamiento: criocoagulacón con nitrógeno líquido, tratamientos tópicos, electrocoagulación, láser o exéresis con cirugía. El tipo de tratamiento dependerá del caso particular. Hay que tener en cuenta que, pese a eliminarlas, pueden volver a aparecer si hay una predisposición individual a las verrugas.

 

¿Qué precauciones tomar para prevenir la aparición de verrugas?

Cualquier persona puede presentar verrugas. No obstante, existen algunas indicaciones para evitar su contagio:

Evitar el contacto directo con la verruga de otra persona y, en caso de hacerlo, lavarse rápidamente las manos

Usar calcetines para evitar la aparición de verrugas plantares

Si su dermatólogo le aconseja limar su verruga, lávela para evitar que se propague por otras zonas del cuerpo

Infórmese sobre la vacunación contra el VPH

TUMORES CUTÁNEOS

¿Qué son los tumores cutáneos?

Un tumor cutáneo surge por la proliferación incontrolada, con mayor o menor velocidad, de las células malignas de la piel. En ocasiones, las células cancerosas pueden extenderse y dar lugar a metástasis. El cáncer de piel es el más común en Estados Unidos. En nuestro país, su incidencia ha aumentado más de un 38% en los últimos años. Según las células que originen la tumoración, el cáncer puede ser más o menos peligroso.

 

¿Cómo saber si tengo una tumoración cutánea?

No todos los lunares, verrugas o manchas son tumores cutáneos. No obstante, hay cambios en su apariencia que pueden ser un signo de alerta y que no deben pasarse por alto:

– La regla ABCDE: Si la forma de su nevus presenta asimetría, sus bordes son irregulares, el color no es uniforme, tiene un diámetro superior a los 6 mm o evoluciona y cambia de apariencia.

Una herida que no cicatriza

Una mancha se enrojece o se inflama

Siente sensación de dolor

Cambios en su superficie: descamación, sangrado o abultamiento

Ante cualquiera de estos síntomas, lo más recomendable es que acuda a un dermatólogo para que valore si su nevus es un tumor maligno.

 

¿Existen factores que aumentan el riesgo de sufrir una cáncer de piel?

Este tipo de cáncer es más común entre personas de piel, pelo y ojos claros y que han pasado mucho tiempo expuestos al sol y que han sufrido lesiones y quemaduras a consecuencia de ello. No obstante, se observa cierta predisposición genética en esta enfermedad y que suele incidir más entre las personas mayores de 50 años.

 

¿En qué zonas del cuerpo se desarrolla con más frecuencia?

Una tumoración cutánea puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, aunque son las áreas que han estado más expuestas al sol como la cara, el cuello, las manos o los brazos donde ocurren con más frecuencia.

 

¿Qué tipos de tumores cutáneos existen?

Existen tres tipos de tumores cutáneos según las células que originen la tumoración:

Carcinoma basocelular: El más frecuente. Se origina en las células basales, las de la capa más inferior de la epidermis. Su crecimiento es muy lento y suele manifestarse como una lesión clara, brillante y con capilares en su interior que frecuentemente sangran. No suele presentar grandes complicaciones si se extirpa a tiempo.

Carcinoma espinocelular: El segundo más común. Suelen surgir en las capas más profundas y propagarse hacia arriba, presentándose un bulto rojizo, duro y a veces escamoso. Es común que surja en zonas expuestas al sol o cicatrices. Su mayor complicación es su extensión a los vasos linfáticos.

Melanoma: Es menos común pero más peligroso. Se origina a partir de los melanocitos, las células que pigmentan la piel. Un lunar que incumple la regla ABCDE que antes nombramos, podría ser un melanoma. El problema es su rápida propagación, por lo que es esencial tratarlo a tiempo.

 

¿Cómo se tratan los tumores cutáneos?

La mayoría de los tumores cutáneos tienen cura. Dependiendo del tipo de tumoración y de su extensión, su pronóstico es bien diferente. Los tratamientos más comunes son:

Extirpación del tumor mediante cirugía, existiendo diferentes técnicas: curetaje, láser o criocirugía, entre otras.

Quimioterapia

Radioterapia

Terapia fotodinámica

 

¿Qué precauciones tomar para reducir el riesgo de tumoración cutánea?

Para prevenir el cáncer de piel, y principalmente el melanoma, los expertos recomendamos seguir una serie de recomendaciones: Limitar la exposición a los rayos UV con protección solar, ropa adecuada y evitando las lámparas bronceadoras.

Atención a los lunares anormales y revisiones periódicas por un experto dermatólogo.

Realizarse pruebas genéticas si algún familiar ha tenido un tumor cutáneo.