LÓBULOS DE LAS OREJAS

Los lóbulos rasgados son una alteración estética frecuente causada principalmente por llevar pendientes muy pesados durante mucho tiempo.

Existen dos formas de lóbulos rasgados, el rasgado parcialmente, en el que vemos un agujero muy grande o alongado y el rasgado completo, en el que el lóbulo se ha partido en dos mitades.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

La reparación de los lóbulos consiste en reconstruir la continuidad del lóbulo bajo anestesia local dando unos pequeños puntos muy finos en la cara anterior

y posterior del lóbulo.

Esta cirugía se puede asociar con otras técnicas como la reducción del tamaño del lóbulo o del pabellón auricular, que se da con frecuencia en personas mayores.

 

¿Cuál es el postoperatorio?

Las precauciones postoperatorias son mínimas.

Se debe cuidar la higiene (ducha permitida desde un primer momento) para prevenir una infección y si es necesario se puede tomar un antiinflamatorio.

Los puntos se retiran en 10 días y no requiere ningún tipo de internamiento o baja laboral.

La cicatriz resultante es prácticamente imperceptible.

Después de un mes se puede realizar un nuevo agujero para pendientes, aunque es recomendable hacerlo a unos milímetros del agujero original.

LÓBULOS DE LAS OREJAS

Los lóbulos rasgados son una alteración estética frecuente causada principalmente por llevar pendientes muy pesados durante mucho tiempo.

Existen dos formas de lóbulos rasgados, el rasgado parcialmente, en el que vemos un agujero muy grande o alongado y el rasgado completo, en el que el lóbulo se ha partido en dos mitades.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

La reparación de los lóbulos consiste en reconstruir la continuidad del lóbulo bajo anestesia local dando unos pequeños puntos muy finos en la cara anterior

y posterior del lóbulo.

Esta cirugía se puede asociar con otras técnicas como la reducción del tamaño del lóbulo o del pabellón auricular, que se da con frecuencia en personas mayores.

 

¿Cuál es el postoperatorio?

Las precauciones postoperatorias son mínimas.

Se debe cuidar la higiene (ducha permitida desde un primer momento) para prevenir una infección y si es necesario se puede tomar un antiinflamatorio.

Los puntos se retiran en 10 días y no requiere ningún tipo de internamiento o baja laboral.

La cicatriz resultante es prácticamente imperceptible.

Después de un mes se puede realizar un nuevo agujero para pendientes, aunque es recomendable hacerlo a unos milímetros del agujero original.